close

¡Ya está casi!

Se ha enviado un e-mail de activación a su dirección de correo.
Si no lo ha recibido, compruebe que no se encuentre
en correo no deseado.

Más allá de la especie

Fuente: Little Hen RescueA muchas personas les cuesta distinguir como seres sintientes a aquellos que no pueden verse incluidos dentro del término que ellos denominan ‘mascotas’. Sin embargo, son muchos más los animales que tienen la capacidad de sufrir, de disfrutar, de emocionarse y, mucho más que eso: de tener derecho a una vida plena y feliz.

Las ovejas, sin ir más lejos, son animales dulces y sensibles, emocionalmente complejos y muy inteligentes. Según un estudio publicado en la revista Nature por Keith Kendrick, profesor de la Universidad de Greshman, las ovejas pueden reconocer y distinguir entre, al menos 50 individuos diferentes y recordar acontecimientos e imágenes durante un periodo de hasta dos años.

Los cerdos, por su parte, son seres muy curiosos, nobles y sociables. Poseen una inteligencia capaz de superar a la de un niño de tres años, pero apenas nadie les ofrece la oportunidad de demostrarlo. Lejos de la explotación de granjas y mataderos pueden pasar horas jugando y relacionándose entre ellos o entre individuos de otras especies, incluidos los humanos.

Otro dato que quizás desconozcan buena parte de nuestros lectores es que un gallo o una gallina pueden llegar a vivir hasta quince años en un ambiente natural, aunque, por desgracia muy pocos lleguen a corroborarlo.

Y si existiera vida para ellos más allá de las plazas y las carnicerías, los toros y las vacas nos dejarían ver que son animales tranquilos y cariñosos con sus ‘amigos’. Un buen ejemplo nos lo muestran Christophe Thomas y el toro bravo’ Fadjen, a quien el francés rescató de la tortura de la ‘Fiesta’. "Lo compré a la ganadería Domecq -explica-, y estaba destinado a ser toreado en Barcelona. Cuando les pregunté si era difícil educar a un toro me contestaron: «Si lo cuidas bien, verás que es incluso más fiel que un perro». Esto demuestra que ellos saben bien el tipo de animal que tienen y que mandan a las corridas."

Y como es posible transformar la realidad empezando por pequeños detalles, queremos cerrar este artículo invitándoos a la reflexión. Y es que todos tenemos derecho a la vida. Y es que todos tenemos derecho a la libertad.

 

*La fotografía pertenece a la asociación británica Little Hen Rescue.