close

¡Ya está casi!

Se ha enviado un e-mail de activación a su dirección de correo.
Si no lo ha recibido, compruebe que no se encuentre
en correo no deseado.

Ventajas de adoptar un animal adulto

Es un hecho que los cachorros suelen tener menos problemas para encontrar hogar que sus compañeros de más de un año. Sin embargo, muchas de las personas que se decantan por un cachorro a menudo desconocen las ventajas de adoptar a un animal adulto. Por eso, en Bugui queremos enseñároslas:

  • Un animal adulto ya ha desarrollado por completo su manera de ser. Por eso, puedes valorar mejor si se adapta al estilo de vida de tu familia, y no te llevarás sorpresas. Y es que, cuando son cachorros, casi todos los animales se comportan de manera similar, igual que nos ocurre a los humanos cuando somos bebés. Hasta que no alcance la edad adulta, y haya desarrollado por completo su carácter, no sabrás a ciencia cierta si se trata de un animal activo o tranquilo (en función de eso necesitará más o menos tiempo de paseo diario), si es dominante o sumiso, si es revoltoso u obediente, si convivirá bien con niños, o si el entorno que le vas a procurar es el más adecuado para él.

  • Conocerás perfectamente su tamaño definitivo y sabrás si padece algún problema de salud que requiera unos cuidados específicos.

  • Muchos de ellos ya saben hacer sus necesidades fuera de casa o en su cajón correspondiente, aprenden con gran rapidez y se adaptan sin problema a su nuevo estilo de vida.

  • La etapa en la que se muestran más receptivos al aprendizaje es la comprendida entre uno y tres años de edad, no en los primeros meses de vida, como erróneamente se cree. De hecho, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y las asociaciones de invidentes y discapacitados prefieren adiestrar a animales de estas edades, no a cachorros.

  • Los animales adultos en adopción han sufrido de forma consciente el duro proceso del abandono, y suelen ser animales muy cariñosos y agradecidos. Nunca olvidarán que has sido tú quién les ha dado el hogar que un día perdieron o que nunca llegaron a tener.

La decisión final la tiene siempre el adoptante, pero no está de más desterrar viejos mitos para que ésta no se tome sobre la base de la edad, sino en función de la conexión que exista entre el animal y la familia.